Artículos

>

Tipo de familia que prevalece en la sociedad dominicana

DRA. VANESSA ESPAILLAT

Tomaremos en cuenta para este articulo, el marco histórico donde nos ha tocado vivir, los cambios sociales, los cambios de paradigmas, los modelos económicos, que influyen en el tipo de familia que prevalece en el día de hoy en nuestra sociedad dominicana, según varias clasificaciones.


Según la clasificación por su composición Familiar, prevalecen en nuestro país las familias Monoparentales, Padres o Madres solteros que viven con sus hijos, y las familias Reconstituidas, que son las que se forman cuando ambos miembros de las parejas, o un miembro de la pareja, vienen de divorcios, y tienen hijos con sus parejas anteriores, por la alta tasa de divorcio que existe actualmente en nuestro país, que ha aumentado en las últimas décadas. Por lo tanto La familia Nuclear, padre, madre e hijos, ha disminuido. También por los problemas económicos las Familias de Tres Generaciones, también prevalecen, pues las nuevas parejas no tienen los ingresos suficientes para poder cubrir los gastos de un hogar independiente de sus Padres, por la realidad de los sueldos bajos que existen en nuestro país.


La familia como un sistema abierto pasa por diferentes etapas, que generan stress cada vez que se pasa de una etapa a otra, por la necesidad de ajustarse todos sus miembros, a los cambios que generan. Las familias funcionales pueden adaptarse a estos cambios, mientras que las familias disfuncionales no. Estas etapas serian, Formación de la Pareja, Familias con Niños Pequeños, Familias con Hijos Adolescentes, Familias con Hijos Adultos y el Nido Vacío.


También podemos clasificar las familias en funcionales y disfuncionales, independientemente de su composición y del ciclo de vida.


Familia Funcional. Es aquella que satisface las necesidades de sus miembros en cada etapa de su desarrollo. Se adapta al estrés inevitable de la vida, facilitando la reestructuración del sistema y su continuidad gracias a la flexibilidad hacia el cambio.


Es un sistema social abierto y en transformación, que mantiene lazos con el mundo extrafamiliar, que posee capacidad de desarrollo y una estructura organizada compuesta por subsistemas. (Minuchin 1974).


Familia Disfuncional. Mantiene un fracaso marcado y persistente para negociar el stress de manera razonable, no tienen habilidades de comunicación y negociación, y se mantienen en sus posturas rígidas, sin tomar en cuenta las necesidades de los miembros de la familia, son pocos empáticos y no saben validar las emociones de los demás. Ante el stress aumenta la rigidez de sus patrones de transacción, poniendo resistencia a la búsqueda de alternativas, que hace imposible los acuerdos, y que se tomen en cuenta las necesidades de cada uno de sus miembros. Es un sistema que se encuentra atascado y sin transformación al pasar por una etapa crítica del desarrollo.

Al igual que en casi toda Latinoamérica, las causas que promueven las Familias Disfuncionales que prevalecen en nuestro país, se deben a:

1. El factor económico, consecuencia de la Economía Neo-liberal Globalizada, que perpetua el circulo de la pobreza, producto de la corrupción de los empresarios, los políticos y de las grandes corporaciones mundiales. (Ej. Caso Odebrecht).

2. El cambio de paradigma del autocrático al democrático, por el reconocimiento de los derechos del hombre, el derecho de la mujer, los derechos del niño, que ha generado que los Padres cuestionen los modelos de crianzas anteriores, y se adapten a nuevos modelos de crianza. Los Padres que no saben cómo ejercer la autoridad de una manera sana y democrática en la familia, generan hijos con problemas, y que se encuentren inadaptados para vivir en sociedad por no poder tomar en cuenta sus necesidades según su ciclo de vida, y por ser corregidos abusivamente, o por el contrario, por el exceso de permisividad, generan delincuencia.

3. La falta de vinculación afectiva, que genera apego inseguro en los hijos. El apego seguro permite a los niños desarrollar su autoestima y su valor personal. Aprenden a vincularse con los demás y a tener una vida afectiva sana. Y

4. La ideología de género, donde prevalecen roles de hombre y de mujer, que promueven la violencia dentro del seno de la familia. Las estadísticas nos colocan como uno de los países con mayor índice de violencia intrafamiliar, encontrándonos entre los 25 países con más feminicidios en el mundo (Laporta, 2012).


Factor Económico y Social. Familias de clase baja, clase media y clase alta.
La familia marginada y que vive la exclusión económica decretada por la sociedad en su modelo económico neoliberal, es la que prevalece en nuestra sociedad. Se encuentran afectadas por la baja tasa de empleo generando tensión social que inevitablemente conduce muchas veces a respuestas violentas y a la delincuencia. El desempleo y los bajos salarios –su efecto- son al mismo tiempo causa que se traduce y trasforma en violencia familiar porque afecta y lesiona su condición de vida. Es dramático sobre todo a una menguante Clase Media, pues pierde lo que ya tenía, y cuyos parámetros vitales se acercan cada vez más a la Clase Marginada. (Espaillat, 2016).


La juventud de hoy en el Tercer Mundo, vive y crece bajo un estado de violencia creciente y multiforme que la arropa y condiciona inexorablemente a la resistencia y rebeldía a los desposeídos, y a la indiferencia e individualismo a los que pertenecen a las clases privilegiadas. La disfunción se hace presente en un hogar cada vez más precario, a una familia con frecuencia inexistente por el pluriempleo de los Padres, en la clase baja y en la clase media. Esto conlleva el abandono del hogar y la importante tutela de los hijos. En la Clase Marginada, el drama alcanza a tragedia en hogares de inestable existencia, vivida en promiscuidad por parejas precarias o madres solteras en chozas de los arrabales urbanos, en un entorno gravemente permeado por la droga, la prostitución, la delincuencia y los linchamientos colectivos por la falta de una justicia eficiente, y por el olvido de sus gobernantes. (Espaillat, 2016).

Igualmente las familias de clase adinerada se mantienen en el poder, creando escuelas y universidades exclusivas a nivel mundial, donde se fomentan el derecho al privilegio, y a ignorar las necesidades de las clases trabajadoras que sostienen sus riquezas, creándose un abismo entre las clases privilegiadas y las demás clases sociales. (Espaillat, 2016).

Clasificación según el modelo de crianza y el tipo de Apego o Vinculación afectiva.
La familia y el sistema social se retroalimentan constantemente en una circularidad. Los padres tienden a repetir el mismo modelo de crianza por el cual ellos mismos fueron criados, porque no conocen otra forma de hacerlo o podrían hacer todo lo contrario, yéndose al otro extremo, por oposición a lo que vivieron en la infancia.
El ser efectivo en el manejo de la autoridad no solo depende del estilo que se utilice, sino también del nivel de acuerdo entre las figuras de autoridad que disciplinan al niño. No es suficiente si uno de los padres tiene un estilo adecuado de educar, si el otro impone reglas de otra manera, descalificándose mutuamente. El juego relacional del dominante y el dominado, se inicia con el manejo de la autoridad de los padres, donde por isomorfismos se lleva a otros contextos. (Espaillat, 2016).
Según el estilo de educación de los padres, podrían agruparse en cuatro estilos, de acuerdo a varios investigadores citados por Wiese & González (2005), independientemente de su clase social, y de su ciclo de vida.

Padres Autoritarios
Tratan de controlar el comportamiento y las actitudes de sus hijos y los hacen ajustarse a un estándar de conducta fijo, y por lo general absoluto. Valoran la obediencia incondicional y castigan enérgicamente a sus hijos por actuar en forma contraria a sus estándares.
El estilo autoritario está claramente sesgado a favor de las necesidades de los padres; se suprimen la expresión y la independencia de los hijos. Son padres indiferentes, más controladores y menos cálidos que otros padres y sus hijos tienden a ser insatisfechos, introvertidos y/o desconfiados. (Baumrid, 1971; citado por Papalia, 1992).
Utilizan como técnicas disciplinarias las órdenes perentorias, las prohibiciones, las reprimendas y los castigos. Los hijos obedecen por miedo, pero también pueden fomentar rebeldías y trastornos negativistas desafiantes, por lo que se hace difícil la internalización de normas. Este tipo de crianza corresponde más al estilo de apego evitativo.
Este modelo de crianza perpetúa el modelo relacional del dominante-dominado, que se emula de la sociedad actual, y se refleja en la dinámica relacional. Los hijos pudieran asumir los roles de víctimas o victimarios.

Padres Permisivos o Laxos
Son padres que exigen menos, permiten a los niños sus propias actividades y tomar decisiones a una edad en la que no son capaces de hacerlo. Están siempre disponibles para cualquier necesidad de los hijos, pero evitan hacer demandas o imponer controles de cualquier clase. Imponen pocos castigos y consultan con sus hijos cualquier decisión a tomar. No se les enseña una buena educación o a hacer ninguna tarea doméstica y se les permite interrumpir o enfadar a otros con poca o ninguna moderación parental. Estos padres son relativamente cariñosos y sus hijos tienden a ser inmaduros e incontrolados. Se relaciona este tipo de crianza con el estilo de apego ambivalente. Son niños que dentro del aula serán impulsivos, con pobre autocontrol, pudiendo acarrear conflictos relacionales.

Padres Democráticos
Este tipo de padres hacen demandas razonables para la madurez y hacen cumplir estableciendo límites e insistiendo en la obediencia. Tratan de dirigir las actividades de sus hijos en forma racional, establecen consecuencias por lo que no producen miedo en los hijos y utilizan poco el castigo. Cuando es necesario, ejercen un firme control, pero expresan sus razonamientos, respetan las opiniones, los sentimientos y la personalidad de sus hijos.
Son padres cariñosos, consistentes, exigentes y respetuosos. Combinan el control con el estímulo. Los hijos se sienten seguros al saber que son amados y al saber qué se espera de ellos. La educación democrática es un acercamiento racional, que reconoce y respeta los derechos de los padres e hijos (Berk, 1999). Este estilo de manejo de la autoridad se relaciona más con el apego seguro.
Estos hijos podrán tener mejores relaciones en todos los contextos a donde pertenezcan. En la escuela podrán adaptarse a las reglas, hacer vínculos y podrán asumir liderazgos positivos en su ambiente escolar.

Padres Negligentes o Poco Implicados
Consiste en una paternidad no exigente combinada con una conducta indiferente o de rechazo. Los padres no implicados muestran poco compromiso en el cuidado más allá del mínimo esfuerzo requerido para alimentar y vestir al hijo. Muchas veces estos padres están tan abrumados por las presiones y tensiones de la vida, que tienen poco tiempo para compartir con sus hijos. Cualquier esfuerzo que implique metas a largo plazo, como establecer y hacer cumplir reglas sobre deberes y conductas aceptables, es débil y fugaz.
Esta paternidad es una forma de maltrato infantil llamado negligencia. (Berk, 1999). Este tipo de padres coincide más con el estilo del apego desorganizado.

Ideología de Genero
La masculinidad en nuestro país es una noción totalitaria que produce intrincadas estrategias o juegos de poder para que los hombres se opriman y prevengan ser oprimidos entre sí (Vargas, 2010). En este país se habla de una masculinidad donde se ha aprendido a ser autoritario, violento, muchas veces irrespetuoso a la integridad física y moral de las mujeres, expresado esto en la violencia de la cual son víctimas las mujeres en los diferentes espacios donde se desenvuelven, como es el acoso, la violencia física y económica, entre otras (Pichardo, 2013).
El trabajar por lograr un cambio en la relación entre los géneros implica conocer nuestra historia y los cambios sociales que nos afectan. La necesidad de la madre de salir a trabajar fuera del hogar, en horarios extendidos, ha dejado a los hijos sin referencia y sin el apoyo que necesitan en la clase media y en la clase baja.
La presencia tanto del Padre como de la Madre se hace necesaria para la parentalizacion, sobre todo ahora que existe el cambio en la familia matrifocal dominicana tradicional. Entrenar a los padres en patrones de crianzas democráticas que generen en los hijos apego seguro, o una vinculación afectiva se hace necesario, al igual que trabajar por una sociedad más justa, donde el flagelo de la corrupción que fomenta las desigualdades sociales desaparezca, al constituirse este objetivo, en una agenda común de toda la sociedad dominicana sensible y consciente, y que aspire al bien común.

También podría interesarte

En Francia en el 2008, se aprobó una ley que prohíbe a las cadenas francesas de televisión editar, difundir o promover programas de televisión destinados específicamente a niños menores de

DRA. VANESSA ESPAILLAT Tomaremos en cuenta para este articulo, el marco histórico donde nos ha tocado vivir, los cambios sociales, los cambios de paradigmas, los modelos económicos, que influyen en

Milena Ortiz

Psicóloga Clínica

Posee una Especialidad en Neuropsicología y es Magíster en Terapia de Familiar y de Pareja. Aborda temas de depresión, ansiedad, trauma, duelo y autoestima. En su trabajo de parejas y familias, se enfoca en las diferentes demandas de los subsistemas.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Karol Meyreles

Psicóloga Clínica

La Dra. Espaillat es la directora de nuestro centro. Egresada de Psicología Clínica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Posee especializaciones en Terapia Familiar y de Pareja en la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD), y en Psicología Clínica por la Universidad APEC. Ha cursado varios entrenamientos en Dinámica de Grupos, con doble titulación con la UCSD y la Asociación Internacional de Dinámica de Grupos de Brasil. También en Intervenciones en situaciones de Crisis, Traumas y Duelos. Es experta en Evaluaciones de Personalidad y en Terapia de Juego para niños. Cursó Terapia Familiar Multigeneracional en la Accademia di Psicoterapia della Famiglia de Roma, Italia y es Doctora en Psicología por la Universidad de Salamanca, España.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Zoila Luna

Psicóloga Clínica

Magíster en Psicoterapia por la Universidad de Salamanca (USAL) y la Universidad Iberoamericana (UNIBE). Posee un Diplomado en Violencia Intrafamiliar y su trabajo terapéutico se basa en los enfoques de la Terapia Emocional, la Terapia Narrativa y la Psicología Positiva.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Olga Lara

Psicóloga Clínica

Cognitivo conductual y psicoterapia. 

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Nieves Jaar

Psicóloga General

Psicóloga General por la Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Magíster en Rehabilitación Neuropsicológica y Estimulación Cognitiva por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Es también Especialista en Intervención en Crisis y Trauma por la Universidad Iberoamericana (UNIBE) y la Universidad de Salamanca (USAL). Implementa la Estimulación Cognitiva con el fin de mejorar el rendimiento cognitivo general o alguno de sus procesos y componentes, ya sea en sujetos sanos o en pacientes con algún tipo de lesión del Sistema Nervioso Central. Interviene además en dificultades del aprendizaje y necesidades conductuales, y realiza exploraciones neuropsicológicas. 

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Ramón tejeda

Psicólogo Clínico

La Dra. Espaillat es la directora de nuestro centro. Egresada de Psicología Clínica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Posee especializaciones en Terapia Familiar y de Pareja en la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD), y en Psicología Clínica por la Universidad APEC. Ha cursado varios entrenamientos en Dinámica de Grupos, con doble titulación con la UCSD y la Asociación Internacional de Dinámica de Grupos de Brasil. También en Intervenciones en situaciones de Crisis, Traumas y Duelos. Es experta en Evaluaciones de Personalidad y en Terapia de Juego para niños. Cursó Terapia Familiar Multigeneracional en la Accademia di Psicoterapia della Famiglia de Roma, Italia y es Doctora en Psicología por la Universidad de Salamanca, España.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

PAMELA HERnández

Psicóloga Clínica

La Dra. Espaillat es la directora de nuestro centro. Egresada de Psicología Clínica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Posee especializaciones en Terapia Familiar y de Pareja en la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD), y en Psicología Clínica por la Universidad APEC. Ha cursado varios entrenamientos en Dinámica de Grupos, con doble titulación con la UCSD y la Asociación Internacional de Dinámica de Grupos de Brasil. También en Intervenciones en situaciones de Crisis, Traumas y Duelos. Es experta en Evaluaciones de Personalidad y en Terapia de Juego para niños. Cursó Terapia Familiar Multigeneracional en la Accademia di Psicoterapia della Famiglia de Roma, Italia y es Doctora en Psicología por la Universidad de Salamanca, España.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Omar Castillo

Psicólogo Clínico

Especialista en Psicoterapia Analítica y Técnicas Proyectivas. Posee una Maestría en Terapia Familiar y de Parejas por la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD) y en Metodología de Investigación Científica y Epistemología por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Realizó una especialización en Gestión de Calidad en Salud en la Universidad de Chile- IOHP.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes

Vanessa Espaillat

Psicóloga Clínica

La Dra. Espaillat es la directora de nuestro centro. Egresada de Psicología Clínica de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Posee especializaciones en Terapia Familiar y de Pareja en la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD), y en Psicología Clínica por la Universidad APEC. Ha cursado varios entrenamientos en Dinámica de Grupos, con doble titulación con la UCSD y la Asociación Internacional de Dinámica de Grupos de Brasil. También en Intervenciones en situaciones de Crisis, Traumas y Duelos. Es experta en Evaluaciones de Personalidad y en Terapia de Juego para niños. Cursó Terapia Familiar Multigeneracional en la Accademia di Psicoterapia della Famiglia de Roma, Italia y es Doctora en Psicología por la Universidad de Salamanca, España.

especialidades

Terapia Individual

Terapia de Pareja

Terapia Familiar

Terapia de Infantil

Terapia de Adolescentes